Cuidados

Para tu Bebé

¿Qué esperar en el hogar?

Es probable que tu hijo aún tenga síntomas de bronquiolitis después de que salga del hospital: 

  • Las sibilancias pueden durar hasta 5 días.
  • La tos y la nariz congestionada mejorarán lentamente durante 7 a 14 días.
  • El sueño y la alimentación pueden tardar hasta una semana para retornar a la normalidad.
  • Es posible que necesites solicitar una licencia en el trabajo para cuidar de tu hijo.

Medidas de control de la bronquiolitis en casa.

 

  1. Desobstrucción de la vía aérea superior con lavados de suero fisiológico y aspiración, sobre todo antes de las tomas de leche.
  2. La postura del lactante en la cuna debe ser en decúbito dorsal (acostado boca arriba) y con ligera inclinación de la cabeza hacia arriba, apuntando el mentón hacia el techo y una elevación de la cabeza de 30°, con una almohada, por ejemplo.
  3. Temperatura ambiental no superior a 20 °C.
  4. Evitar irritantes ambientales como el humo del tabaco.
  5. Asegurar que tome líquidos: si no los tolera ofrecer pequeñas cantidades frecuentemente.
  6. Vigilar posibles signos de empeoramiento o alarma: dificultad para respirar, aumento de la frecuencia respiratoria, del trabajo respiratorio, agitación, mal color, pausas de apnea, rechazo del alimento o vómitos. En estos casos debes acudir a urgencias con la mayor brevedad posible.
  7. Controlar la temperatura varias veces al día.
  8. No deberá ir a la guardería hasta la desaparición completa de los síntomas.
  9. Procurar un ambiente tranquilo: no molestar al bebé con maniobras bruscas, en la medida de lo posible, ponerle ropa cómoda y amplia, evitando el excesivo arropamiento, para prevenir el aumento de su temperatura y deshidratación.
  10. Si la evolución es buena, se recomienda control sistemático con el pediatra a las 24- 48 hs.

Más cuidados

Si la nariz de su hijo está congestionada, no podrá beber ni dormir con facilidad. Respirar aire húmedo ayuda a aflojar la mucosidad pegajosa que puede estar asfixiando a tu hijo.

  • Podés utilizar un humidificador para dar humedad al aire o bien llenar de vapor el baño con la ducha.

  • NO utilices vaporizadores, debido a que pueden causar quemaduras. En lugar de esto, utilizá humidificadores de aire frío.

  • Podés usar agua tibia de la canilla grifo o gotas nasales de solución salina para aflojar la mucosidad.
    – Colocá 3 gotas de agua tibia o solución salina en cada fosa nasal.
    – Esperá 10 segundos y luego usá una pera de succión de caucho blando para quitar la mucosidad de cada fosa nasal.
    – Repetí varias veces hasta que el bebé sea capaz de respirar a través de la nariz en forma silenciosa y fácil.

Antes de que cualquier persona toque a tu hijo, primero debe lavarse las manos con agua tibia y jabón o con un limpiador de manos a base de alcohol.

Tratá de mantener a otros niños lejos de su hijo.

NO permitas a nadie fumar en la casa, en el auto ni en ninguna parte cerca de tu hijo.

Comidas y bebidas

Es muy importante que el niño beba suficientes líquidos:

  • Ofrecele leche materna o maternizada (fórmula) si tiene menos de 12 meses.
  • Ofrecele leche entera si tiene más de 12 meses.
  • Comer o beber pueden hacer que el bebé se canse. Ofrecele cantidades pequeñas, pero con más frecuencia de lo normal.
  • Si el niño vomita debido a la tos, esperá unos minutos y tratá de alimentarlo de nuevo.
  • No dude siempre, consultar a su Pediatra.

    Referencias

    • Sociedad Argentina de Pediatría.
    • Guías Hospital Garrahan.
    • Ministerio de Salud de la Nación.
    • Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.
    • Intramed.
    • Asociación Española de Pediatría.